Qué es el Costo atribuido?

abril 25, 2011 by · 8 Comments 

  El costo atribuido es un importe que se puede utilizar como una exención voluntariamente elegida por parte de la entidad en adopción por primera vez en partidas pertenecientes a Propiedad, Planta y Equipo; Propiedades de Inversión (Si se escoge la aplicación del modelo del costo), y activos intangibles (si cumplen con los criterios de reconocimiento). El costo atribuido no se puede usar en la medición de otros activos o pasivos.

¿Porqué se aplica a estas partidas?  Porque algunas partidas se basan en la acumulación de costos pasados u otros datos relativos a transacciones; si la entidad no cuenta con esa información obtenerla puede ser dispendioso o generar un “costo o esfuerzo desproporcionado” violando así el objetivo de la norma y es que la información de alta calidad obtenida aplicando IFRS no exceda el costo de prepararla.   Por esa razón IFRS 1 Adopción por primera vez restringe el uso  del valor razonable como costo atribuido, a los activos en los que es probable que la reconstrucción del costo pueda ser particularmente onerosa.

Costo atribuido se define como el importe usado como sustituto del costo o del costo depreciado en una fecha determinada.  En la depreciación o amortización posterior se supone que la entidad había reconocido inicialmente el activo o pasivo  en la fecha determinada y que este costo era equivalente al costo atribuido. Tomado de IFRS 1 Apéndice A Definiciones de Términos.

Una entidad podrá optar por el uso del costo atribuido a la fecha de la adoción por primera vez si:

1.  Mide la partida por su valor razonable, o

2.  Tiene una reevaluación anterior (aplicación del Modelo de reevaluación, a la fecha de adopción) y la usa como costo atribuido en la fecha de reevaluación si es sustancialmente comparable:

2.1.  Al valor razonable

2.2.  Al costo o costo depreciado.

Cuando se hace uso del costo atribuido, costo asumido o costo de arranque, la partida que pasará como saldo inicial en la adopción por primera vez, podrá ser por el saldo del costo más la revalorización haciendo un recalculo de la depreciación acumulada de tal manera que al desaparecer la revalorización esta será sujeta a depreciación a prorrata o un solo valor el cual equipara el valor razonable depreciándolo o amortizándolo por su vida útil estimada remanente (las estimaciones como la vida útil se deben revisar periódicamente); es decir, cuando se revalúa un elemento de propiedad, planta y equipo, la depreciación acumulada a la fecha de la revaluación se puede tratar así:

a.  Se puede re expresar proporcionalmente al cambio en el importe en libros bruto del activo, de manera que el importe en libros del mismo después de la revaluación sea igual  a su importe revaluado.

b.  Se elimina la depreciación contra el importe en libros bruto, de manera que lo que se re expresa es el importe en libros neto resultante, hasta alcanzar el importe revaluado del activo.

De todas maneras si una entidad revalúa un activo debe revaluar todos los activos de la misma clase, la decisión no puede ser selectiva.  Sin embargo, si la entidad utiliza el valor razonable como costo atribuido para activos cuyo valor razonable esta por encima del costo, es un indicio de que hay deterioro ya que el importe recuperable está por debajo de su importe en libros.  La gran ventaja del costo atribuido al momento de la transición es establecer un costo utilizando una medida que tiene disponible inmediatamente y constituye un punto de partida para la medición posterior.